Mostrando entradas con la etiqueta América. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta América. Mostrar todas las entradas

Fin de año en Nueva York

5:22
En Diciembre de 2015 tuve la oportunidad de cumplir un gran sueño: visitar Nueva York durante las fiestas. Personaje principal en muchas películas taquilleras, esta ciudad no dio lugar al aburrimiento. Fue un viaje fugaz, planeado sobre la marcha y sin anticipación para pensar en nada. Creo que eso lo hizo aún mejor, ya que permitió que la ciudad nos sorprendiera día a día.
Si bien nunca tuve devoción por las fechas festivas (es más, año nuevo y navidad siempre tuvieron en mí una impronta nostálgica que no me permitió disfrutarlas demasiado), esta vez me propuse enfrentar estas fechas con otra energía: dejar que el año termine y comience en un país  que tiene una cultura bien marcada y atravesada por la alegría y la felicidad, me ayudaron a repensar mi postura frente a ellas. Me dejé abrazar por los símbolos yankees y disfruté minuto a minuto de su resplandor.

La idea de este post es esta: mostrarles a través de las fotos que sacamos y mis recuerdos aquellos lugares imperdibles para visitar en Nueva York durante las fiestas, como forma de seguir rompiendo mis propios esquemas.


Noche Buena y Navidad


Así se viste Nueva York para recibir a los miles y miles de turistas diarios que solo viajan para recorrer y vivir la navidad blanca. Tuve la suerte de ver nevar en el Time Square unos días después de Navidad, asique puedo sentirme satisfecha sobre todo lo que me brindó la ciudad.

Es sorprendente ver cómo cada negocio, restaurante y galería aprovechan esta época para a través de las luces y la exuberante decoración vender y rebajar día a día la mercadería. Es una locura cómo funcionan los negocios por 24 hs, con sus empleados sonrientes y un espíritu festivo digno de un comercial, fue sorprendente poder vivenciar el "espíritu navideño" y todo lo que esto implica para este país, y esta ciudad en particular.

Si bien es una de las ciudades más caras, en estas fechas en particular se puede encontrar de todo: obviamente el pasaje y el alojamiento no tiene el mismo valor que en cualquier otra ocasión, pero realmente lo que uno se lleva luego de visitarla en esta época, es impagable.

Lo ideal siempre es alquilar un departamento (hay varias páginas muy confiables para hacerlo) o encontrar un hotel con desayuno cerca del centro, para poder movilizarse lo máximo posible caminando y en subte.

Para comer hay miles y miles de opciones, desde los restó más caros y elegantes hasta los carritos de las esquinas que por unos pocos dólares te alimentan a la perfección. Nunca va a ser un problema acotar el presupuesto en Nueva York, porque esta preparado para que todos podamos disfrutarlo.

Tuvimos la suerte de llegar con los últimos días de calorcito. 24 grados para un Diciembre en Nueva York, era algo inimaginable, que obviamente duro dos días, pero que nos permitió caminar la ciudad mas relajadas y esperar la Navidad sin pasar tanto frío paradas en el Rockefeller Center.

Algo importante a tener en cuenta para quienes quieran pasar las fiestas allá, es el cambio cultural: si bien en Argentina estamos acostumbrados a reunirnos la noche del 24, en Estados Unidos se festeja de verdad el 25. Obviamente que todo esta muy aggiornado al turismo, ya que viaja gente de todas partes del mundo solo a pasar las fiestas allá. Por lo tanto, reservar un restaurante para el 24 a la noche y poder compartir con otras culturas este evento es un dato de color muy lindo para tener en cuenta.

Luego de la cena, la gran mayoría de las personas se concentra en el Rockefeller Center a esperar la llegada de Navidad. ¿Algo que me sorprendió? nosotras esperábamos un show de fuegos artificiales o algo por el estilo. Pero nada sucedió. El show es la miscelánea cultural que te rodea, las luces de los árboles, el calor de las personas. Las colas para cruzar la calle. En si mismo, todo lo que ocurre es un espectáculo.


El 25 de Diciembre suele haber muchísimos locales cerrados. Menos de los que uno espera, o está acostumbrado, pero sí hay sectores de la ciudad que no abren sus puertas al público.
Por eso, decidimos pasar el día recorriendo el Soho, para luego caminar hasta Little Italy y China Town. Una vez que se comienza a caminar, es muy difícil parar y no aprovechar para recorrer al máximo posible cada rincón de esta atrapante ciudad.



Ese día almorzamos en Little Italy pastas, cada restaurante tiene magia propia y menús exquisitos. No son de lo más económico de la ciudad, pero si se cuenta con tiempo la mejor opción es mirar cada restaurante porque muchas de las promociones que  ofrecen valen la pena.

En China Town se encuentra Columbus Park,  un lugar realmente imperdible e ideal para sentarse a descansar y observar  las diferentes actividades de la comunidad: desde partidas de mahjong hasta conciertos. Uno puede quedarse ahí por horas, recorriendo los rincones del parque como espectador y luego seguir el recorrido por el China Town: los locales son muy variados y accesibles. Ropa, comida, accesorios y regalos se encuentran en cada pequeño rincón de este lugar.

AÑO NUEVO

Esta festividad es la preferida por excelencia, tanto para los turistas como para los neoyorquinos. Las calles rebalsan de gente sonriente, los villancicos son los protagonistas de cada bar, esquina y restaurante. El "espíritu navideño" no se diluye, sino todo lo contrario: se potencia, expande y contagia. 

Es vox populi que en esta fecha las calles del  Time Square cierran desde temprano para comenzar los festejos. Este año ocurrió al rededor de las 15 hs, y ya con tanta anticipación miles y miles de personas se agruparon para esperar la caída de la bola gigante que ocurre recién  a las 00 hs. Durante los momentos previos, hay juegos y shows para pasar el tiempo. 
Nosotras decidimos no ir a esperar que pase el día al Time Square, sino que aprovechamos para caminar por Tribeca y despedir el año de una manera más tranquila. 

Luego de este hermoso paseo (Tribeca es un barrio espectacular y muy calmo) fuimos a cenar cerca del hotel y caminamos hacia el Time Square. Pudimos presenciar la caída de la bola desde lejos, obviamente, pero esto no impidió haber vivido un momento único. 
Otro de los lugares preferidos por los visitantes para recibir el nuevo año es el Central Park. Caminamos hasta allí, junto con las miles de personas que nos rodeaban, luego de las doce de la noche. 






IMPERDIBLES 

Nueva York es una ciudad que te invita a descubrirla constantemente. Para estas fechas, hay varias pistas de patinaje, por ejemplo, dispuestas en diferentes puntos de la ciudad. Tres de las más conocidas se encuentran en el Bryant Park, en el Rockefeller Center y en el Central Park. Es importante saber que, como en todos lados, estos lugares tan emblemáticos se llenan de gente muy rápidamente. La mejor opción es siempre llegar temprano para evitar colas y tumultos y poder disfrutar del día al máximo. 


Otro de los lugares que no se pueden dejar de visitar es la Librería Pública. Particularmente, es uno de mis lugares favoritos en Nueva York. Como en cada punto simbólico de la ciudad, la decoración que presenta es alucinante. Al igual que la Gran Central: es la terminal de trenes y subtes de la ciudad, personaje principal en mas de una serie y película. 






Lo mágico de Nueva York, está en poder parar a mirar cada detalle, en poder frenar dentro de tanta vorágine de gente y apreciar lo que nos ofrece. Eso me paso cuando decidí entrar a una de las tantas galerías de la 5ta. Avenida. Durante muchos días pasamos por delante de una vidriera adornada de una forma espectacular, miles de personas estaban paradas frente a ella y nunca supe bien por qué. Hasta que decidí entrar y me encontré con una galería repleta de stands de maquillajes y demás productos. Pero, mas allá de lo que expusieran en ella, su vestimenta y preparación era alucinante. Me quede un largo rato recorriéndola y mirando sus techos, porque no tenían desperdicio alguno.

Fue realmente una experiencia increíble terminar y comenzar el año en esta ciudad, porque pude reflexionar sobre varias cosas que tenia pendientes (porque la rutina termina automatizándonos y dejando en segundo plano quienes somos realmente). Por eso, soy de las personas que creen que viajar ayuda a sanar heridas, a reflexionar, a pensar en los proyectos y objetivos que queremos cumplir y también en aquellos que no hemos cerrado. Durante este viaje me propuse para el 2016 objetivos, y por suerte pude cumplirlos.

Darle cierre a nuestro año con quienes más queremos y lejos de casa, también es una forma de darnos el lugar a disfrutar de estar con nosotros mismos, más allá de todo. Es una forma de encontrarnos con esa otra parte que no siempre podemos disfrutar.


Miami

11:20


MIAMI BEACH


Soy de esas personas a las que les gusta mirar un poquito más allá de lo que se nos presenta como lo real. Y con esto me refiero a cualquier aspecto que se presente en nuestra vida: desde una publicidad o programa de tv, hasta las ideas que circulan al rededor de cualquier destino de nuestro mundo. Porque si hay algo que nos caracteriza como seres humanos, es hacer circular ideas (que no siempre tienen por que ser ciertas) sobre aquello que no conocemos. 
Este año decidimos viajar nuevamente a Florida, aprovechamos para visitar a nuestros parientes y conocer a los nuevos integrantes de la familia. Unas vacaciones de relax en las que me propuse tomar nota de todo aquello que percibía cuando pisaba una nueva ciudad, con la idea de poder compartirlo en este blog, de poder acercar otra mirada sobre los lugares que puedo ir visitando. Con la idea, sobre todo, de poder derribar aquellos mitos que pueden alejarnos de querer conocer algún lugar, porque creo, y cada vez me aferro mas a esta creencia, que tenemos que aprovechar de aquello que se nos presenta, sacarle el jugo y mostrar que no todo siempre es lo que parece, o lo que nos dicen que es. Gracias a esto puedo explicarle a cada persona que nombra con cierto prejuicio esta ciudad,  lo atractivo de Miami, porque una vez que puse mis pies nuevamente acá entendí por qué quería volver: en ella viven tantas culturas que es imposible no dejarse llevar, es imposible no sonreír frente al mozo que te saluda, que intenta adivinar de donde sos, en que idioma hablas. Es imposible no quedarse parado, simplemente apreciando la belleza que tiene su arquitectura , su brisa de mar, su sol radiante.
Para muchos Miami es solo shopping y playa, es boliche y descontrol, pero se pueden apreciar tantas hermosas cosas que te ofrece la ciudad que no describirlas sería una picardía, sería permitir que este imaginario no dejará ver otras facetas mágicas que posee. Coronada por dos famosas avenidas (la Ocean Drive y Lincoln Road) permite un feedback constante con quien desea transitarla. 





DISTRITO ART DECO



Uno de los aspectos mas llamativos de esta ciudad es conocido como el Distrito Art Deco, que comprende gran parte de la Ocean Drive y la Collins Avenue. Con una función mas decorativa que funcional, este estilo de construcciones marca un recorrido importante para cualquier turista con ansias de saber más; justamente por esto existe el centro de bienvenida del Distrito, para poder resolver cualquier inquietud. La construcción de estos edificios se basa en figuras geométricas elementales, colores pasteles y carteles con luces de neon.
En lo que a mi refiere, soy una eterna amante de este estilo. Me encanta caminar, mirar a un costado y apreciar toda la frescura que ofrecen.  
Caminando por esta parte de South Beach nos encontramos con un hermoso museo (que funciona también como negocio de ventas) de Britto. Este artista puede ser apreciado en cualquier parte de Florida. Desde valijas hasta esculturas en las plazas, se encarga de decorar cualquier escenario por el que queramos transitar.
La Ocean Drive es también famosa por sus bares frente a la playa. Miles de anfitriones te invitan desde temprano a pasar a tomar o comer algo, te invitan a formar parte de su mundo a través de risas y miles de intentos por saber en que idioma hablas. 
Sentado en estas mesitas se puede apreciar de todo: desde el turista que pasa y mira con miedo, que quiere escapar del anfitrión del bar porque solo esta ahí de paso, hasta el lugareño que camina despreocupado tan solo con su traje de baño o entrena frente a la playa, como si eso fuera un espectáculo.
Sobre esta avenida han sabido transitar los desfiles más emblemáticos, invitando a todos los transeúntes a participar y reafirmando el sentido de pertenencia que te llena cuando llegas.



LINCOLN ROAD

La Lincoln Road es mi avenida preferida. Este año me llenó de felicidad poder estar ahí de nuevo, caminando desde temprano, viendo cómo se abrían los negocios y cómo cada restaurante comenzaba su rutina diaria. Se puede  apreciar tanto el calor latinoamericano que poseen sus diferentes bares, como las mayores excentricidades o lujos que podamos imaginar. Es una avenida llena de historia, de calor y de vida, que te permite sentirte como en casa.
Esta emblematica avenida posee al rededor de 300 bares, restaurantes y negocios que se camuflan. La fluidez que poseen sus ubicaciones, te permiten estar horas caminando, sin darte cuenta del paso del tiempo. 
Su estética acompaña la calidez de la Ocean Drive, permitiendo de esta manera que estando de compras o simplemente caminando, uno no se pierda de la magia que posee este estilo tan particular.







UN POCO DE PLAYA


Se que me tomo unos días escribir este posteo, pero voy a seguir escribiendo sobre todos aquellos lugar que visite en los últimamente, con la mayor fluidez posible, para que puedan consultarme y también recomendarme sobre todo aquello que quieren saber de su próximo destino a conocer.


_________________________________________________________________________________

Cataratas del Iguazú

9:08


Qué hacer un finde largo?


Es una de las preguntas más frecuentes que nos hacemos, o no?, yo soy de las que están continuamente pensado a dónde me puedo ir.
Para este posteo elegí hablar de las Cataratas del Iguazu; por que? simple!: es un lugar hermoso, podemos llegar sin gastar mucho dinero, y tiene una energía renovadora. Ideal para quienes necesitan cambiar de aire y empezar de nuevo.
Como siempre hago, les recomiendo aquellos lugares a los que fui y sobre todo que por algo me enamoraron.
Cuál es el tiempo ideal de estadía en Cataratas? para mi, entre 3 y 4 días. Si bien hay muchas excursiones para hacer, es el lugar ideal para poder descansar.
Este año tuve la suerte de ir nuevamente, nos alojamos en un hotel cerca del centro que resultó ser hermoso y super pacifico.  La atención fue buenísima, al igual que la comida y la ubicación.



Con estas fotos se habrán dado cuenta que aquí reina la paz. Y así es. Mucho solcito, viento cálido y naturaleza. Volvimos renovados al 100% por eso recomiendo ampliamente alojarse en un lugar tranquilo y alejado de los ruidos de la ciudad, que tenga mucho verde y agua para ayudar a renovar las energías.



Excursiones


A mi me gusta arrancar temprano. Desayunar tranquila y aprovechar el día al máximo; y este viaje no fue la excepción. Como en todos lados uno puede hacer las excursiones por su cuenta, o contratar un servicio: esta vez decidimos contratar una empresa que día a día nos levantaba del hotel a las 7.30 y nos hizo recorrer cada lugar con guías excelentes. Lo bueno de esta metodología de viaje es que se pueden aprender cosas que de otra manera quizás nos perdemos, siempre y cuando el guía se preste y el grupo colabore. 
La excursión en el Parque Nacional Iguazu es de todo el día, por lo cual ropa y calzados cómodo, protector y mucho off!. Es un destino en donde hace calor (y muy húmedo!) grandísima parte del año. 

Transitar nuevamente las cataratas, fue para mi algo increíble. Fui hace como 9 años, pero cada visita es diferente, se vive diferente, se disfruta diferente. Caminamos muchísimo, nos quedamos parados observando el agua, el ambiente. Apreciamos cada sonido, escuchamos las palabras de la guía. Admiramos los animales, las plantas. Perseguí y capturé todos los arcoiris que pude, como una niña. Se me llenaron los ojos de lágrimas de la inmensidad frente a la que estaba parada. 
Me di cuenta, también, de la importancia de entender en dónde estamos: una reserva. Los animales, las plantas, su cuidado y armonía, su trascendencia. Todo depende de nosotros, de cómo los cuidemos, de que los apreciemos. 
Me dio mucha tristeza ver como había personas que hacían caso omiso a los mensajes (violentamente publicitarios) del parque, y a las recomendaciones de cada guía: que decían que no se les de de comer a los coatíes, porque esto los enferma, porque esto los sigue atrayendo hacia los lugares donde más transita la gente. Y sin embargo, más de un adulto peleaba con ellos. Tiraba migas a los pájaros, dejaba latas y restos de comida para atraerlos como si todo fuera un juego. Como si tuvieran la potestad y el derecho de hacer uso y abuso de estos animales. 
El paseo por el Parque Nacional Iguazu consta de varios recorridos, hay quienes prefieren visitar el parque en dos días para poder hacer todo tranquilamente. Pero en mi experiencia, con un día bien planificado basta.
El circuito superior, es por donde comienza el recorrido una vez que se toma el tren que te acerca a él. Desde aquí  se recorren las diferentes pasarelas que te acercan a los diferentes saltos que esconde el parque:


El circuito inferior es para mi el más hermoso, ya que te acerca a la vista de los saltos de una manera más directa. También esta construido con pasarelas que acompañan el recorrido de todo el parque, hasta llegar a los miradores de cada salto.
Lo que más me impactó de este recorrido por el parque es el viaje en lancha por el Río Iguazú. Si bien es una excursión que se contrata y paga aparte, vale la pena hacerla. A través de esta navegación se aprecia la selva en su totalidad. Brinda una vista panorámica alucinante de la Garganta del Diablo y el Salto San Martin. Para mi, fue una de las experiencias más hermosas y vívidas que tuve: genera adrenalina, porque uno está abajo de la catarata (apenas por unos segundos) y se aprecia una felicidad generalizada que es realmente increíble. La buena energía, la risa, los gritos de alegría, se trasladan a cada persona que esta en ese lugar. Uno sale mojado de pies a cabeza, si (lleven ropa seca!) pero con una alegría inmensa que no se olvida más. El agua renueva, cambia la vibra, te hace sentir cosas nuevas. Te da vida. Es una experiencia que no hay que perderse.






El lado brasileño del Parque es también alucinante. Para mi fue una primer visita, y quedé enamorada. 
Si bien el recorrido es muchísimo más corto (con medio día basta), transitar esta otra cara del parque es una experiencia maravillosa. Los senderos en este lado del parque acercan una vista panorámica de cada salto, pero la atracción principal es la vista espectacular de la Garganta del Diablo.




La excursión al Parque Foz Do Iguazú suele ofrecer además un almuerzo (todo incluido!) muy recomendable, la visita al parque de las aves y el paso por el Duty Free. El parque de las aves funciona como reserva ecológica: han rescatado a miles de especies en extinción. Yo no soy amante de estos lugares: si bien son animales que fueron rescatados, hay miles y miles que nacieron en cautiverio, y así viven. No me gusta fomentar la visita a este tipo de parques, pero debo admitir que es la segunda vez que me pasa que ingreso pensando que me voy a encontrar con otro panorama. Y no es así; porque si bien el concepto es diferente al de el zoo, en la realidad no es tanta la distancia que los separa. Creo que es un ámbito en el que hay que seguir reflexionando, cambiando costumbres y reinventando nuestros valores para vivir la naturaleza de otra manera, respetándola en su totalidad y no interviniendo en cada paso. Otro de los lugares que me encanta en Iguazú es la Aripuca. Este nombre fue dado por el pueblo Guaraní a la trampa creada para cazar animales. Si el animal que queda atrapado no es adecuado, simplemente es liberado sin daños, ya que el único fin de este instrumento es la alimentación del humano. Este predio tiene en su centro una recreación de la Aripuca de 500.000kg y 17mts. de altura. Con ello, se pretende generar conciencia sobre la trampa que estamos construyendo: si no tomamos conciencia de nuestros actos y del desinterés por el medio ambiente que hemos generado, caeremos en nuestra propia trampa: pisaremos el palito y quedaremos atrapados por nuestras acciones.



Iguazú, como tantos otros lugares que nos rodean, tiene una energía renovadora. Su pueblo, su historia, la forma en la que cada habitante te recibe. Todo hace que uno vuelva de otra forma. En cada esquina hay un emprendimiento, hay arte, hay construcción, hay sabor. Hay artesanos mostrando sus manualidades, hay personas dispuestas a abrirnos las puertas de su casa. Hay guías que nos quieren hacer reflexionar. Hay pueblos olvidados, que construyen monumentos para que pensemos hacia donde vamos como sociedad. Volvería a Iguazú una y mil veces, para poder seguir conociendo su historia, para poder acercarles un poco más de todo aquellos que tiene...

___________________________________________________________________________________

Nueva York

16:18


Nueva York

Hace un tiempo vengo pensando en escribir sobre los principales barrios, al menos para mí, que hay que visitar la primera vez que se recorre Nueva York. Aprovecho la ocasión para armarle este posteo especialmente a Macarena, una amiga que me contactó ansiosa para que la ayude a organizar su viaje. Así que acá estoy, con una gran sonrisa en mi cara, esperando poder ayudarla a recorrer esta hermosa ciudad de la mejor manera posible.


Nueva York es una ciudad atrapante y mística por donde se la mire. Tiene ese "no se qué" que la vuelve nostálgica, deseable y profundamente inolvidable. 
La primera vez que se visita esta ciudad, uno se vuelve adicto a ella. Es imposible dejar de caminar un segundo, ya que la ansiedad es lo que prima, buscando conocer cada rincón de "la gran manzana". 
Basándome en mi experiencia, creo que es mejor tener un pequeño panorama de los lugares típicos para recorrer, guardando algo de tiempo para que la ciudad te sorprenda y para poder planificar futuras visitas. Querer abarcar todos los lugares emblemáticos en la primera vez, solo lleva a estar muy agotados y sin energía para disfrutar. 
Entonces, ¿por dónde se empieza a planificar el viaje?. Lo mejor que podemos hacer es leer todos los foros que estén a nuestro alcance: hay miles y miles de grupos, páginas y portales que tienen muy buenos tips sobre esta ciudad y sus barrios, y una vez chequeada esta info la mejor manera de organizarla es por barrios, para no volvernos locos corriendo de acá para allá-.

El primer día en Nueva York es imprescindible caminar por Time Square y la 5ta. Avenida, para empaparse bien de lo que podemos ver en la ciudad. Una tarde de caminata y cafés es ideal para arrancar a disfrutar.-


Midtown

Rockefeller Center

Ubicado en el Midtown de Manhattan, es uno de los mayores atractivos de la ciudad. En el corazón del Rockefeller se encuentra una de las pistas de patinaje más famosas de la ciudad (una experiencia imperdible, vale la pena!). Desde el observatorio se puede apreciar una vista panorámica increíble de la ciudad. Este punto turístico está compuesto por tiendas de lujo y teatros como el Radio City Music Hall; se encuentra también la Catedral de San Patricio y la Trump Tower como otros atractivos.






Empire State 

Símbolo indiscutible del espíritu neoyorkino, este edificio fue durante 40 años (hasta la construcción de las Torres Gemelas) el edificio más alto del mundo. Está ubicado en el centro del Midtown y posee dos observatorios en sus pisos 86 y 102. El recorrido por este emblemático edificio se acompaña con una completa audioguia que relata la historia de su realización: su construcción comenzó en marzo de 1930, y para mayo de 1931 se estaban prendiendo las primeras luces del hall. No hay espectáculo más hermoso que apreciar un atardecer en el Empire State. Su historia, su fortaleza, su vista panorámica de la ciudad...todo es digno de ser visitado una y mil veces. Es uno de los lugares que más me gustan y me dan paz (paradójico ya que está constantemente lleno de gente)





Broadway - Time Square

Intersección de calles que decoran el distrito de las obras más famosas del mundo; el Time Square es una de las atracciones más increíbles que tiene la gran manzana: luces de neón que coronan cada parte de sus calles; locales de ropa, comida y regalos arrebatados de gente y ofertas; shows callejeros; estatuas vivientes; y las famosas escaleras rojas donde conseguir las mejores ofertas de las obras.




Quinta Avenida


Es sin dudas otro de los grandes emblemas de la ciudad. Coronada por negocios de lujo, es imposible no perderse en este recorrido magnífico entre marcas como Cartier, Louis Vuitton, Channel y Armani entre otros. Cada local te invita a hacer un paseo en sí mismo: recorriendo cada uno de sus pisos y admirando la arquitectura soberbia que los caracteriza.
Llegando al Central Park se encuentra Apple y bordeándolo están los museos como el Met y el Museo de la Ciudad. Esta famosa avenida también incluye atracciones como la Biblioteca Pública y el Empire State.

Grand Central Terminal




Como pasa en todas las ciudades cosmopolitas, con el advenimiento de los autos propios, su cuidado y restauración quedó librada al comercio. La Grand Central fue construida en 1871 y reacondicionada para atraer al público a través de la construcción de una zona comercial con locales de ropa y electrónica, recuerdos y comida. La protagonista de muchas películas y series emblemáticas es su hall: Vanderbilt Hall, una sala de espera de más de 1.100 metros cuadrados. 
Una parada obligatoria para visitar en Nueva York, es realmente impactante e increíble la arquitectura y mística que tiene este lugar. Uno de mis favoritos en la gran manzana.





Public Library




Situada en el corazón de la ciudad (en la 5ta. Avenida y la calle 42) es una de las librerías más dotadas del mundo (posee al rededor de 3 millones de libros). Es un edificio neoclásico con escaleras de mármol, que posee tres pisos con más de 20 salas de lectura y diferentes exposiciones. En su entrada, te reciben dos leones de mármol que durante la gran depresión se rebautizaron como Paciencia y Fortaleza. 
Para quienes aman la literatura, los espacios comunes y sobre todo la tranquilidad, este es el lugar ideal para aprender sobre la cultura neoyorquina y descansar un poco del ruido de la ciudad. 






Bryant Park


Es uno de los parques más bellos de la ciudad; quedarse sentado en sus mesitas y contemplar lo que sucede a tu alrededor es de un placer inconmensurable. Es hermoso por su simpleza, por su verde y su grandeza. Es un jardín de casi 4 hectáreas ubicadas en el corazón del Midtown, rodeado de rascacielos. La Librería pública se encuentra dentro de su parque. Su geografía natural cambia para Navidad y Año Nuevo: en estas fechas su centro está decorado con un gran árbol navideño, una pista gratuita de patinaje y locales de recuerdos y comida. 






DownTown 
Soho - Little Italy - China Town
Estos tres barrios se encuentran muy cerquita uno del otro, en el DownTown de Manhattan. Es recomendable ir con el subte hasta el Soho y comenzar a caminar para recorrer de la mejor manera esta parte tan intercultural de la ciudad. 

El Soho esta ubicado entre las calles Lafayette y la 6ta Avenida hasta Canal, que separa a Little Italy del China Town. Es un barrio caracterizado por sus calles tranquilas, y rodeado de juventud. Es también uno de los más populares: nació como un barrio industrial y luego sus fábricas se convirtieron el lofts de hierro que atraen a miles de turistas diarios. Es además un núcleo comercial muy importante, rodeado de grandes marcas en la calle Broadway y bares para brunchear y descansar. 

Little Italy es ideal para almorzar. Mi recomendación es arrancar el día caminando por el Soho, hacer compras, desayunar y ver galerías de arte y diseño; para luego recargar energías con las mejores pastas de Manhattan en Little Italy y pasar la tarde caminando en China Town.
Este barrio fue uno de los primeros que recibió a los inmigrantes italianos y está cada vez más pequeño, con tan solo algunas cuadras repletas de restaurantes y cafeterías, ya que barrios como el China Town logran ocupar mayor terreno. Su calle principal es la Mulberry Street.

Canal Street separa a Little Italy de China Town. Al ser este último un barrio tan poblado, es mejor recorrerlo de día, antes del anochecer. 
China Town se caracteriza por sus millones de locales de comida típica (son más de 200 restaurantes), de negocios con ofertas y recuerdos. En muchas de estas tiendas se encuentran las mejores falsificaciones de Nueva York. No soy muy fanática de este barrio, pero en uno de sus rincones está el Columbus Park, que es realmente digno de apreciar. La primera vez que estuve en Nueva York llegamos a él casi de casualidad, y estuvimos un largo rato sentados, observando cómo sus habitantes pasaban la tarde jugando xiang qi y a las cartas. Es realmente fascinante poder apreciar cosas tan típicas de esta comunidad. Además es un parque muy tranquilo, al que casi no le llegan ruidos del exterior, y se puede apreciar todo su mundo sin interferencias. 



Tribeca


Está situado al sur del Soho, rodeado de las calles Canal, Broadway y Chamberst. Este barrio comienza su auge cuando el Soho se pone de moda entre los neoyorquinos y sobre todo entre los turistas. Con esta gran afluencia de gente los precios alcanzan techos inesperados para los artistas que vivían en él, por lo cuál se trasladan hacia Tribeca. Actualmente es otro de los barrios que están de moda, y ha ganado un gran exponencial en lo que refiere a galerías de arte, restaurantes, tiendas y bares. Su geografía es muy similar al Soho: ladrillo a la vista, escaleras de hierro en su exterior, grandes y amplios edificios. Aquí viven grandes celebridades como Robert de Niro y Taylor Swift.
Además de su belleza arquitectónica y la tranquilidad de sus calles, lo que más disfruté de Tribeca fue el paseo por la costanera a orillas del Río Hudson; más conocido como el Hudson River Park ideado para hacer deporte y caminar o simplemente sentarse a descansar del ruido de la ciudad.




Chelsea

 Este barrio nos llevó recorrerlo casi todo el día. Fuimos en subte hasta la estación Madison Sqare Garden, para poder recorrer el estadio (aunque sea desde afuera porque no fuimos a ver ningún espectáculo). Si bien resultó ser un día agotador, vale la pena hacerlo. Luego de dar un paseo por este estadio, caminamos unas cuantas cuadras hasta llegar a la High Line un poco antes del medio día. 




Se encuentran dos atractivos muy conocidos de Manhattan en este barrio: la High Line y el Chelsea Marquet. 
La Highline es simplemente alucinante: tiene la característica de ser un atractivo maravilloso en si mismo ya que es una vida de tren que se recuperó para atraer al turismo. Durante esta caminata que no dura más de media hora, se ve desde la altura el barrio. Además de apreciar esta vista, hay exposiciones de arte y lugares adecuados para tomar un café. 
Una vez finalizada esta caminata, el paso siguiente es recorrer el Chelsea Marquet que se encuentra a apenas unas cuadras de distancia. Allí se puede almorzar, ya que hay variedad de locales de comida y luego seguir recorriendo este mercado tan especial que mantiene un estilo industrial con ladrillo a la vista y techos altos; muy característico de estos barrios del DownTown. Productos artesanales y variedades gastronómicas se encuentran en este gran mercado.


Luego de pasar por el Chelsea Marquet, terminamos el día caminando por la Fashion Avenue (conocida también como la 7 Avenida) hasta llegar nuevamente al MidTown. Mi recomendación es caminar todo lo que se pueda (y el cuerpo aguante) ya que si bien el subte es siempre la opción más rápida para poder recorrer varios lugares en un mismo día; si contamos con tiempo y energías para recorrer la ciudad a pie, vamos a poder llevarnos de recuerdo una mística de New York que no se encuentra en otras ciudades. Vale la pena cansarse caminandola una y mil veces.

Battery Park


 Este parque está situado bien al sur de la ciudad, lo que se conoce como Lower Manhattan. Posee casi 10 hectáreas y es el paso obligatorio para tomar el ferri que conduce a Ellis Island.
Lo ideal es arrancar este día bien temprano; por un lado para no hacer largas filas en el puerto, y por el otro, para poder disfrutar de la isla y aprovechar la tarde para recorrer Wall Street.
Además de la vista privilegiada de la ciudad que posee este parque, está rodeado de monumentos históricos que permiten al turista curioso averiguar un poco más sobre la historia de la ciudad. Otra de sus ventajas (ademas de lindar con el puerto) es su cercanía al Financial District.




Ellis Island 

Una vez en el ferri, y si el clima acompaña la excursión es ideal disfrutar del camino hacia Ellis Island (la isla donde se encuentra la Estatua de la Libertad) en los sectores que tiene preparados este transporte para estar afuera. Por lo genera se puede estar sentado, para apreciar la vista hermosa que tiene este recorrido. La vida e historia de esta isla está enfocada en que fue punto de llegada de muchísimos inmigrantes, convirtiéndose a partir de 1890 en la aduana de la ciudad. A partir de esto, el museo de los inmigrantes (incluido en este paseo) te invita a recorrer a través de una gran exposición de fotografías, audioguía y videos interactivos, cómo fue cada una de las olas inmigratorias que recibió Manhattan. Vale la pena ir?,si. Sin lugar a dudas es una exposición que vale la pena ver para los amantes de la historia.




Wall Street & World Trade Center 

Luego de visitar Ellis Island, el ferri te deja nuevamente en el Downton, a pocas cuadras de Wall Street. Por lo que, la mejor opción es comer algo ligero en el parque y disfrutar el atardecer en esta parte de la ciudad. Uno de los símbolos estadounidenses que más me impactan es este. No tanto por lo que se puede apreciar en sus calles por sí mismas; sino por la mística que se vive en ellas. A pesar de ser un núcleo económico, lleno de edificios, oficias y gente a las corridas, si se detienen un segundo simplemente a observar y sentir la energía del lugar; van a poder percibir el dolor que tanta magnitud esconde. A pocas cuadras de este centro, se encuentra el Memorial al 11- S. En el predio donde se encontraban las Torres Gemelas, se construyó una plaza con dos fuentes en las que permanentemente corre agua y tienen a su alrededor más de 400 árboles. A pocos metros, de las fuentes se encuentra el Museo del 11 -S , que terminó de construirse en el 2014 en conmemoración a las víctimas del atentado. La entrada a el parque es gratuita. Cuando lo estaban construyendo se abonaba lo que cada uno quería: el museo es pago y suele haber mucha cola para ingresar. Particularmente decidí no entrar; es preferible estar un rato sentado observando este lugar, en silencio.


Brooklyn Bridge - Dumbo 

 El cruce del puente de Brooklyn se encuentra también en el DownTown. No recomiendo hacer este recorrido el mismo día que se hace Ellis Island y Wall Street, porque es realmente agotador. Si bien el subte te acerca a cada punto de la ciudad, caminarla es siempre la mejor opción. De esta manera, se puede apreciar y aprender un poco más de ella.
Este emblemático puede mide poco más de 1800 mts, y une desde 1893, cruzando el East River a Manhattan con Brooklyn; hasta ese momento totalmente separadas. El cruce se puede hacer a pie o en bicicleta, y lleva al rededor de 1 hora ya que es imposible no detenerse en cada sector a observar la hermosa imagen que presenta de la ciudad. Además hay artistas y puntos de venta de recuerdos que atraen la atención de los visitantes.
Una vez que se cruza el puente, recomiendo destinar el día a visitar y recorrer Brooklyn.
El barrio ideal para visitar en la primer visita es DUMBO, que se encuentra en los alrededores del puente que une las dos ciudades. Como ocurrió con otros barrios de artistas, el crecimiento exponencial de turistas y precio de alquileres, hicieron que las antiguas fábricas se conviertan en llamativos lofts y espacios creativos.
En este barrio podemos encontrar vistas maravillosas del Brooklyn Bridge y de Manhattan; pequeñas y hermosas librerías, y un circuito gastronómico imperdible.





____________________________________________________________________________________________________________________________________

INFO ADICIONAL! 

Intenté realizar un resumen de los barrios y las actividades más populares que ofrece Manhattan. En una primer visita, uno tiene ganas de recorrer cada rincón de la ciudad, quedando sin fuerzas para poder disfrutar de una cena o tragos por la noche. Con esta recomendaciones para recorrer cada atracción de acuerdo a la cercanía y los barrios, la idea es disfrutar de cada instante y hacer un propio listado para volver a la ciudad. Ya estoy armando un poste con información sobre el Central Park, los museos y teatros. Hay algo que les gustaría saber? No duden en escribirme para poder agregarlo al próximo posteo!

____________________________________________________________________________________________________________