Mostrando entradas con la etiqueta Europa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Europa. Mostrar todas las entradas

Nuestros días en el Sur de España

13:54
Vista de Ronda.

Después de un largo año preparando todo para nuestro casamiento, emprendimos la luna de miel hacia Europa. Antes de comenzar con la aventura queríamos descansar unos días, sin perdernos de conocer cada lugar y rincón de España que según nos habían dicho, era mágico.

Fue entonces que decidimos hacer base durante una semana en dos ciudades del sur de España: primero en Alhaurin el Grande, y luego en Málaga, divididas por tan sólo 30 kilómetros muy distintas entre sí -en cuanto a superficie y población- pero igual de hermosas.

Relajándonos en Alhaurin el Grande

Caía el Sol entre las montañas mientras llegábamos por la carretera a Alhaurin el Grande. Su asfalto quedo pronto atrás, dejando a su paso nubes de polvo que levantaba el auto. El GPS nos indicaba que estábamos llegando a destino, y a lo lejos podíamos ver una especie de castillo sobre lo más alto de una montaña. Tratamos de no perderlo de vista en todo el trayecto: en alguna curva lo dejábamos de ver, y cuando agarrábamos otra curva reaparecía. De repente el GPS nos indicó que habíamos llegado a destino: Alhaurin Golf Hotel & Resort;  justo frente al castillo que desde hacía tiempo intentábamos descifrar.
Nos encontramos con un hotel hermoso, rodeado de verde y montañas. Con turistas que hablaban otros idiomas. Nos dieron nuestro cuarto, super cómodo y grande.Tenia un balcón gigante, al que salimos super entusiasmados para ver la vista… y adivinen… nos encontramos con lo mejor: el castillo frente a nuestra habitación.

Castillo de la Mota.
Luego de dejar las valijas tomamos el auto y fuimos hacia el centro de la ciudad, que se  ubicaba a unos 5 kilometros de donde estábamos. Alhaurin el Grande es realmente un lugar divino, su gente, sus calles y sus plazas nos indicaban que era el lugar perfecto para descansar, y a su vez recorrer y conocer nuevos sitios.
Al anochecer, comenzaron a sonar las campanas de todas las iglesias. Digo “todas” porque hay varias Iglesias separadas por pocas cuadras. Mientras caminábamos podíamos ver como señoras, que me hacían acordar a mi abuela, con su típica vestimenta europea (polleras por debajo de la rodilla, blusas y zapatos) corrían agarradas de los brazos para no llegar tarde a misa, ayudandose las unas a las otras a subir los pocos escalones de la entrada; también algunos hombres se aventuraban y entraban con sus esposas a la iglesia, y otros simplemente esperaban a sus amores en algún bar cercano junto a sus amigos. De repente me sentí como si estuviese una parte de mi abuelo vivo, podía verlo y sentirlo en cada uno de ellos.

Centro de Alhaurin el Grande.

Por nuestra parte nos sentamos en un banco a ver cómo todo esto transcurría. Nos llamo la atención el entusiasmo que tenían con este acto que resultaba ser para ellos algo tan cotidiano.

Ronda

Elegimos Alhaurin el Grande para hospedarnos por su cercanía a distintas ciudades o pueblos que nos interesaba recorrer. Uno de ellos fue Ronda, por eso en nuestro segundo día emprendimos viaje hacia allá atravesando más de 70 kilómetros de ruta en auto.
Ronda es una ciudad bastante chica pero muy concurrida por turistas, por lo que nos fue algo difícil conseguir lugar para estacionar, hasta que dejamos el auto en un parking privado. Empezamos a caminar por sus calles que nos llevaban hacia el centro histórico y al famoso “Tajo” o “Puente Nuevo” (un emblemático puente construido entre los años 1751 y 1793 sobre el Rio Guadalevín) y que une la zona histórica con la moderna.
Los carteles ubicados en la calle nos iban guiando hacia el puente. Al acercarnos, se podía ver un gran tumulto de gente con sus cámaras, fotografiando desde la cima del puente, hacia abajo. Conseguimos un lugar entre tantas personas para poder acercarnos al balcón y apreciar la vista desde lo alto del puente.
Ya había estado en lugares más altos y veritiginosos que el Puente Nuevo; tuve la suerte de estar en las Torres Gemelas, en el Cañon del Colorado, caminar sobre el puente de la represa Hoover, pero lo que sentí al ir acercándome al borde del puente para mirar hacia abajo no lo había sentido nunca. Nos miramos con mi pareja y dijimos: “Me quedé sin aliento”. Literalmente . La vista que teníamos del rio, de las montañas y de la naturaleza que rodea Ronda era fabulosa.

Puente Nuevo. 
Después de tomarnos algunas fotos en el puente, caminamos hacia la parte nueva de la ciudad. Allí pueden visitarse distintos lugares de interés como La Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda, Plaza España, la Alameda Del Tajo y el Mirador de Ronda. También hay muchos locales en donde venden recuerdos del lugar: en su mayoría toros de cerámica y platos para colgar.
Al volver hacia la parte vieja de Ronda, en donde habíamos dejado el auto, paramos a comer una exquisita paella y luego visitamos la Casa del Rey Moro. Allí puede visitarse sus jardines, tener una impresionante vista del Tajo de Ronda y visitar a la mina de agua construida durante el reinado del Rey islámico Abomelic a principios del siglo XIV. La mina fue construida para la captación de agua que llega hacia el fondo del tajo, a la que se accede bajando unos 231 escalones -aproximadamente 60 metros- por escalera (no apto para cardiacos o claustrofóbicos).

Plaza de Toros. 

Marbella

Luego de recorrer Ronda visitamos Marbella, una de las ciudades más elegidas de la famosa Costa del Sol por su clima y oferta hotelera. Lamentablemente fue una visita breve, pero pudimos conocer sus playas. Si bien el clima no acompañaba para hacer día de playa (ya que estábamos a comienzos de noviembre) pudimos caminar por ellas, tomar algunas fotos y recorrer el casco histórico disfrutando del sol.
En su casco histórico es muy común encontrar construcciones antiguas, en su mayoría pintadas de blanco, con flores coloridas en los balcones que decoran el lugar. También hay muchos comercios dedicados a la venta de productos regionales, y ofrece una amplia oferta gastronómica que incluye casas de tés, bares y restaurantes.
Quienes visiten esta ciudad se encontrarán con un lugar hermoso que aún conserva su arquitectura en el centro histórico, pero que se ha modernizado con lujosos paradores en las playas, grandes hoteles y centros comerciales.



Centro de Marbella.

Playa, Marbella.


Cala De Mijas

Al ir a Marbella desde Alhaurin el Grande, decidimos ir por la ruta que recorre la costa. Fue así que conocimos, entre otros, La Cala de Mijas: una localidad que forma parte del municipio de Mijas y que cuenta con una población de tan sólo un poco más de dos mil habitantes.
Realmente nos sorprendió la gran variedad gastrónomica con la que nos encontramos en comparación al tamaño de la localidad. También nos llamó la atención que en muchos comercios los carteles estaban directamente escritos en inglés. Fue entonces cuando comprendimos que toda la costa del sur de Mijas, y Alhaurin el Grande en donde estábamos hospedándonos, cuenta con grandes hoteles de lujo que son elegidos por los ingleses para veranear y practicar golf.


Playa de Mijas.


Definitivamente Alhaurin el Grande fue la mejor opción para hospedarnos y poder combinar días de relax y conocer algunas hermosas ciudades del Sur de Espana durante nuestra luna de miel. Su cercania a cada una de ellas nos permitió acceder en auto y disfrutar de un viaje único y maravilloso a través de sus montañas, pueblos y playas. 

En un nuevo post les voy a compartir la segunda parte de nuestros días en Málaga, relatando un mix de actividades que nos resultaron fabulosas!


@FLORENCIA.RIZZI PARA @VIDAENVIAJEE
Julio, 2017.


Islandia

8:34
Islandia, Invierno 2016

Hace un tiempo que comencé a transitar la etapa de cumplir proyectos. Primero, los pienso, los sueño. Después los armo un poco, no mucho, porque me gusta darle lugar a la incertidumbre. Y una vez que planifico esas ideas y proyectos viene la mejor parte: llevarlos a cabo, hacer todo lo posible para que pasen.

De este sueño que hoy les cuento estoy en la etapa asintótica, la infinita, volviéndolo a vivir, porque de esto se trata recordar.

Lo lindo de que los sueños o proyectos sean en plural es que ahora mismo estoy reviviendo este, pensando, soñando, armando, rearmando y viviendo otros. El recuerdo en cuestión se llama Auroras Boreales. 

Nunca creí que lo que veía en fotos y vídeos fuese real. Tenia que verlo, hacia en mi una necesidad de pararme y sentir que era de verdad. Que estaba ahí, esperando a ser descubierto.

Blue Lagoon
En el invierno del 2016 nos embarcamos rumbo a Islandia. No iba sola, tenía cuatro compañeros de ruta para compartir esta aventura. Llegamos a Reykjavik, la capital, alquilamos una camper y salimos a la cacería, porque las auroras no se buscan, se cazan. La camioneta sería nuestro hogar por los próximos siete días. 

Los días en Islandia son diferentes a cualquier otra parte del mundo en la que haya estado: amanecía 11am y la claridad se iba a las 15hs. Por lo que, en este corto lapso de tiempo teníamos que aprovechar para recorrer.


Jokursalon

Kerio

Glaciar Skaftafell


La tierra del hielo es fría, inhóspita, con poca luz en invierno, pero minada de maravillas de la naturaleza. Glaciares, géisers, lagunas volcánicas, valles, playas de arena negra, aguas termales en el medio de la montaña, cataratas, son algunos de los paisajes que podés encontrar mientras recorres la "Ring Road", ruta circular que recorre el país. 

Con aplicaciones que predecían las posibilidades de ver las luces del norte, nos alejabamos de la ciudad. Necesitábamos oscuridad total, cielo despejado y un poco de suerte. Después de algunas noches de guardia y una mezcla de sentimientos entre decepción y esperanza, llegaron. Tuvimos dos noches seguidas de espectáculo. Se iluminó la noche oscura con luces que aparecian y desaparecian, que cambiaban de color y de intensidad en segundos. El frío ya no importaba, ahí estaban. Bailando para nosotros, dibujando el cielo. Dicen que se produce cuando una expulsión de masa solar choca contra los polos. Para mi, fue magia.


Blue Lagoon.




@FLOPIHEREDIA_ para @VIDAENVIAJEE 
Junio,2017.

Edimburgo

9:12

                                        
 Edimburgo















Edimburgo es, sin duda, la ciudad que más me impactó hasta ahora. Es magia pura. Su historia, sus calles, sus recovecos. En cada esquina se vibra algo diferente. 
Cuando comenzamos a planear el viaje a Europa, nos llamó la atención lo que esta ciudad tenía para ofrecer y sobre todo que era diferente a todo lo que habíamos visto o planeábamos ver. Por eso la elegimos, para poder sentir realmente lo que es que otra cultura y el peso de su historia te atraviese. 

Los amantes de la historia, van a tener la oportunidad de perderse en cada castillo, en cada galería de regalos, en cada bar y cerveza; porque todo lo que Edimburgo tiene para ofrecer está instalado en sus habitantes y con ellos en cada lugar que transitan. 

Nuestra visita por esta ciudad fue parte de un viaje casi fugaz por Europa. Comenzamos el recorrido en Paris para luego continuar con Londres y finalizar nuestros días en Edimburgo.  Sin embargo, aprovechamos cada día al máximo para poder aprender de cada lugar que visitamos. Eso es lo que me gusta de viajar: perderme en las calles de otro lugar, entender otras culturas, sentarme y poder apreciar la vida desde otro lado. 

Desde Londres tomamos el tren que va hacia Edimburgo, fueron alrededor de 8 horas de viaje que casi ni se notaron. Los trenes europeos son maravillosos: con asientos super cómodos y una atención a bordo impecable. Nos alojamos en The Parliament House Hotel, cerca de la estación de tren. Esto para mi es clave, ya que al no conocer nos evitamos perder mucho tiempo intentando encontrar el lugar. 
Ademas de su ubicación estratégica, este edificio histórico resultó ser maravilloso por donde se lo mire, con una estética gótica bien marcada y característica en la ciudad. La relación precio - calidad fue impecable, razón por la cual lo recomiendo como base para recorrer la ciudad sin problemas. 

IMPERDIBLES DE EDIMBURGO




Calton Hill
Calton Hill

A metros de este hotel se encuentra Calton Hill, una colina con varios monumentos  de estilo neoclásicos y una vista panorámica de la ciudad impresionante. 
Como todo en Edimburgo, esta colina está plasmada de historia, que se revive a cada paso: se creó como un campo deportivo, luego se utilizó para entrenamiento militar y terminó funcionando como un hospital para leprosos. Entre los monumentos que han sobrevivido a tanta vida,  se destacan The National Monument of Scotland, Dugald Stewart Monument, The Nelson Monument y City Observatory.
Nosotros la visitamos el primer día, luego de haber atravesado en menos de 5 horas todos los climas: llovió, nevo y salió el sol con tan solo haber pasado poco tiempo en esta ciudad. Eso fue lo que más nos enamoro: la posibilidad de adaptarse y continuar a pesar de todo. 


Ingreso - Castillo de Edimburgo


Castillo de Edimburgo







El Castillo de Edimburgo es otro de los grandes emblemas que tiene la ciudad. Pudimos recorrerlo en aproximadamente medio día. Se encuentra en la colina de Castle Hill y su única vía de acceso es a través de la Royal Mill, que es la avenida más transcurrida de la ciudad. Por esta avenida también se llega hasta el Palacio de Holyroodhouse.
Se construyó como fortaleza militar en la Edad Media, y a lo largo de su historia pasó a ser dominio de diferentes reyes a raíz de la Guerra de la Independencia de Escocia. 
Gracias a su historia, hay varias salas y museos para recorrer y para poder conocer y reconstruir a lo largo del paseo un poco de sus vivencias. 









Palacio de Holyroodhouse


Palacio de Holyroodhouse

Atravesando la Royal Mill se encuentra el Palacio de Holyroodhouse, donde se instala la Reina de Inglaterra cuando está en la ciudad y donde han vivido los anteriores monarcas de Escocia. 
Como todas las excursiones, uno tiene la opción de contratar la audio-guía y pasar el resto del día visitando el Castillo mientras se empapa de su historia. 
Luego de recorrer este Palacio, seguimos con el Parlamento y subimos al Holyrood Park para acceder a una vista panorámica alucinante de la ciudad. 



Palacio de Holyroodhouse

Holyrood Park

Una de las experiencias que no hay que perderse en esta ciudad es recorrer el Mary King's Close. En el siglo XVII fue uno de los callejones más transitados de Edimburgo, donde se concentró la mayor cantidad de enfermos de la época. 
Por ese entonces, cuando la ciudad comenzó a modernizarse, el callejón iba a quedar sepultado. sin embargo, tan solo se clausuro su ingreso y se desarrollo la ciudad por encima, quedando a unos 20 metros de profundidad. 

Nuestro último día en Edimburgo fue maravilloso: la recepcionista del hotel nos aconsejó tomar el tren a Stirling para poder conocer su castillo y apreciar un poco más de la historia de esta gran capital. Asique le hicimos caso, y fue una excelente decisión!!!
Desde la terminal de Edimburgo a Stirling hay aproximadamente 1 hora de viaje. Nada. Y en ese trayecto se puede apreciar un paisaje alucinante. 
Si bien es la ciudad más pequeña de Escocia, supo ser la protagonista durante la Guerra de la Independencia. Por su lugar estratégico, se sabia que si se conquistaba Stirling, se conquistaba Escocia. 



Castillo de Stirling
Stirling



El Castillo de Stirling es el más grande de Escocia. Esta ubicado, igual que el Castillo de Edimburgo, sobre un volcán ya extinguido; y c
onstruido por diferentes edificios de los siglos XV y XVI. 

El recorrido por este Castillo está muy bien programado. No solo se puede apreciar su arquitectura imponente, jardines y vistas maravillosas; sino que también uno logra introducirse y conocer la historia a través de los museos y representaciones de diferentes escenarios. 
Por ejemplo la cocina, la cárcel, la iglesia. Todos edificios que hacen y dan vida al Castillo, y que fueron protagonistas en sus años de fortaleza y morada de Reyes. 



Cocina - Castillo de Stirling
Cocina - Castillo de Stirling

Stirling está coronada con la historia de William Wallace. Su monumento está ubicado en la colina donde se planificó la victoria de Escocia sobre los Ingleses. Victoria que le dio a Wallace el título de Protector y luego Guardián de Escocia. Este monumento puede apreciarse desde la explanada del castillo. 


POR QUÉ ELEGIR EDIMBURGO?


Por alguna extraña razón no todo el mundo ama esta parte del mundo. Bajo mi percepción es un destino mágico, que vibra en cada rincón. Que espera ser descubierto, apreciado. 
Yo lo elijo, lo recomiendo una y mil veces. A quienes aman la historia, las ciudades llenas de intrigas, la arquitectura plena. 
Edimburgo es historia, arquitectura, arte. Es la madre de grandes figuras de la guerra y la economía. 
Está atravesada por el dolor, la sangre. Fue criada desde el sufrimiento. Y eso se percibe. 
En cada calle, cada monumento histórico. Cada recomendación que te da un ciudadano. 
Hoy en día su historia se respeta. Se conoce. Se cuida. Se reconstruyó valoró. 



Edimburgo

Edimburgo





http://www.viajaredimburgo.com/mary-kings-close.php