¿Quién Soy?

La primera vez que me enfrenté a esta pregunta, me paralicé. Si bien parece fácil de resolver, aquel día algo en mí se movilizó, me conmovió e hizo que me comprenda de otra manera. Comprendí entonces que no podía catalogarme bajo un rótulo estático, como si fuese tan sólo un aspecto de mí, porque son muchas las cosas, actividades y sentimientos que me construyen como Marina.
 
Hoy soy una argentina que decidió cambiar el rumbo de su vida. Junto a Mariano (mi esposo, novio, amigo y compañero de vida) salimos a recorrer el mundo con las ganas de llenarnos de nuevas experiencias. Llegar hasta acá no fue fácil. Fueron años de charlar sobre lo que queríamos para nuestra vida, de replantearnos cada movimiento, de construir un futuro en el que nos sintiéramos felices, a pesar del miedo.
 
Cuando era chica soñaba con irme de Buenos Aires. Quería buscar paz frente al lago, rodeada de montañas. Quería destrozar aquello que era, para convertirme en alguien más. Pase mi adolescencia escribiendo, extirpando dolores a través de personajes que inventaba y que sufrían todo lo que yo pasaba, y con esto lograba sentirme mejor, aunque fuera por un rato. Tengo un blog personal y miles de cuadernos con esos relatos, que algún día voy a editar y compilar en un libro. Es algo que le debo a esa Marina, que confió y utilizó la palabra y escritura para sanarse.
 
Ese sueño de alejarme se fue disipando, fue arrollado por las ganas de recibirme y la vida en pareja, el trabajo. La rutina fue tapando mi deseo de volar, hasta que comenzamos a viajar: recorrimos el sur argentino en auto. Volamos a Chile, a Miami y New York. Llegamos en barco a las Bahamas. Tuvimos nuestro primer viaje fugaz por Europa. Nos cruzamos al otro lado del mundo, para conocer Nueva Zelanda. Y ahí todo cambio: nos dimos cuenta que cada día, cada peso que ahorrábamos lo invertíamos viajando, y la rutina se hizo tan tediosa que no pudimos más. Este fue el punto de inflexión y el comienzo de una nueva vida.
Vidaenviajee

Calzada del Gigante, Irlanda del Norte.

El 1 de marzo del 2018 tomamos un avión con destino a Barcelona, sin fecha de regreso. Recorrimos parte de España, Portugal y Francia. Estuvimos casi un mes en Gran Bretaña: desde Londres a Inverness, enamorándonos muy fuerte de las Tierras Altas. Volamos a la República de Irlanda, y la recorrimos en auto durante un poco más de 20 días.  Manejamos hasta Irlanda del Norte, pasamos unos días increíbles en Amsterdam, días que se fueron volando, que de tanto andar casi no nos dimos cuenta que habían pasado. Y llegamos a Dinamarca, con el cuerpo cansado de recorrer y caminar, de viajar. Pero con el alma llena de experiencias, con la vida totalmente transformada. Con ansiedad por comenzar a redescubrirnos durante nuestra estadía acá. Después de vivir un año en Copenhague, nos mudamos a Francia, para trabajar y hacer la temporada de verano en la Costa Azul. Planeamos estar un año, para ahorrar y continuar viajando, pero la ansiedad fue más grande y nos llevó a planear nuestro viaje más deseado: cruzar Rusia de punta a punta haciendo el recorrido del Transiberiano. No solo paramos en cuanta ciudad rusa se nos ocurrió, sino que pasamos por Mongolia, dormimos en el desierto en un campamento nómade y cruzamos en avión a China para recorrerla también en tren. Enloquecí en la Gran Muralla y lloré cuando vi Pandas.
El viaje nos llevo a Tailandia, donde hicimos buceo y nos dedicamos a descansar en las mejores playas. Y, después de volver a Europa y hacer voluntariados en el Sur de España, regresamos de visita a Buenos Aires; con la esperanza de juntar energías y volver a arrancar nuestra vida en viaje.  
 
Pero, ¿qué paso que no están en viaje? se pregunta más de uno y me lo hace vibrar. Pasó que la pandemia nos encontró en casa, decidiendo qué hacer de nuestra vida: ¿nos quedamos o nos vamos? mientras nosotros nos debatíamos en qué lado del charco debíamos estar, el mundo se paralizaba y nos obligaba a frenar. 
Y acá estamos, un año después desde que inició la Pandemia desatada por el Covid, esperando que el mundo se calme un poco para volver a arrancar. 


Vidaenviajee

Cliff of Moher, República de Irlanda.

El objetivo de este blog, ademas de brindarte recomendaciones, tips, y ayudarte a organizar tu próximo viaje, es Compartir para Conocer: estoy convencida, y cada vez con más fuerza, de que el mundo es un lugar hermoso. Cada nueva persona que conozco me demuestra la importancia de derribar mitos y romper barreras. No somos todos iguales, no tenemos las mismas oportunidades, y si nos quedamos donde estamos, cada vez nos tenemos más miedo. Pero al viajar, al salir y mezclarnos con la cultura del otro, podemos entender, podemos comprender y podemos querer.

Por eso, acá vas a encontrar experiencias y relatos de otros viajeros, para que podamos propagar este sentimiento, para que podamos ayudarte a salir a vivir el mundo, para que te animes a conocer y querer todo lo que hay en él.
 
Somos seres en constante movimiento, buscando día a día un lugar cómodo para estar, generando lazos que nos unan y nos ayuden a crecer. Y ya que estamos en tránsito en este vida, está bueno vivirla viajando y compartiendo.
Vidaenviajee

Soy Embajadora DTI

A finales del 2020 fui elegida embajadora DTI, del Instituto Ciudades del Futuro (ICF) y la empresa Time To Travel. @iciudadesfuturo es una organización social, no gubernamental conformada por distintos profesionales que trabajan con municipios y gobiernos locales.

@timetotraveloficial es una empresa orientada a fomentar campañas de marketing turístico y desarrollo de productos dirigidos al sector.

Un Destino Turístico Inteligente (DTI) es un destino que gestiona de manera adecuada los datos recolectados para generar conocimiento e información y tomar decisiones inteligentes. Es un destino que implementa mejoras que impactan directamente en la calidad de vida de los ciudadanos y en la experiencia turística de quienes visiten el lugar. Por ejemplo, con plazas accesibles, juegos inclusivos; con mejoras en sustentabilidad y transporte.

¿Y qué hace un embajador DTI?: los embajadores DTI somos comunicadores, influencers, youtubers que nos orientamos a potenciar la difusión de los destinos turísticos. Buscamos impactar en cada persona que nos sigue mostrando los atractivos naturales y no naturales de cada destino. Además, nos capacitamos de manera constante en la plataforma Formar Futuro para mejorar nuestro trabajo.

Atentis, que en este espacio nos vamos a enfocar también en impulsar los Destinos Turisticos Inteligentes y todas las acciones que haya al respecto!!!